Noticias
29/09/2011 11:51:22
Las Perdices Pinot Noir Reserva 2009
El clima de la estación primaveral nos invita a descubrir vinos que además de gustar provoquen una sensación de frescura, para eso La Sociedad de Honorables Enófilos nos propone un Pinot Noir reserva, ideal para acompañar platos simples y sabrosos o como aperitivo, para disfrutar durante los agradables días y noches que preceden al verano.

Cuando las temperaturas comienzan a subir y el calor se hace sentir surge inevitablemente la duda acerca de cuál es la temperatura adecuada para el correcto servicio de los vinos. Por lo general existe la creencia popularizada de que los vinos blancos deben ser enfriados antes de su servicio y que, por el contrario, los vinos tintos deben escanciarse a temperatura ambiente. Si esto es tomado al pie de la letra estamos ante un error, sobre todo cuando el termómetro roza los 30ªC.
No todos los vinos son iguales en cuanto a variedad, estructura tánica, cantidad de alcohol,  composición aromática, acidez y muchos otros factores que pueden incidir en la necesidad de variar la temperatura de servicio.
Es cierto que los vinos blancos deben servirse fríos, y ello obedece a que por su elaboración y composición carecen de taninos (sustancias presentes en los hollejos de las uvas negras y que se transmiten al vino por maceración), y por esto resultan ser livianos. Asimismo, por igual razón, es que este tipo de vinos debe beberse fresco, para apreciar su liviandad, su acidez y sus aromas, que van a reforzar la sensación de frescura.
Cuando se habla de beber frío, debemos pensar en una temperatura oscilante entre los 5°C y los 11°C. En el caso de ser la temperatura menor a este rango, se produciría un adormecimiento de las papilas gustativas y una disminución en el desprendimiento de sustancias aromáticas, en cuyo caso la percepción de gustos y sabores se vería resentida. Por el contrario, de servirse el vino blanco más cálido, la presencia del alcohol sería predominante por encima de la acidez, eliminando la frescura e impidiendo de esta manera una cata adecuada.
En cuanto a los vinos tintos, cuya estructura tánica nos permite hablar de cuerpo, es mejor injerirlos a una temperatura aproximada a los 20°C, teniendo en cuenta que a menor cuerpo la temperatura correcta puede ser más baja (por ejemplo a 17°C) y a mayor cuerpo más alta (hasta 21°C). Aquí, de manera opuesta a lo que ocurre con los vinos blancos, sucede que dentro de este rango de servicio se realza la percepción de aromas y sabores, además del equilibrio entre el alcohol y la acidez.
También debe tenerse en cuenta que al momento de verter el líquido en la copa la temperatura del mismo comenzará a adaptarse a la del ambiente y, si ésta es muy alta, conviene entonces servir pequeñas cantidades y mantener el resto del vino en su botella, colocando el recipiente en un balde con agua fría en caso de ser necesario. Esta última operación se conoce como frapeado, expresión derivada del francés frappé, que significa literalmente “enfriado con hielo golpeado” y tiene como finalidad la de reducir rápidamente la temperatura del líquido contenido en una botella.
La propuesta para esta semana de La Sociedad de Honorables Enófilos es el vino Las Perdices Pinot Noir Reserva 2009, producido por la bodega Viña Las Perdices de la localidad de Agrelo, Luján de Cuyo en la provincia de Mendoza.
Se trata de un caldo elaborado con el 100% de uvas pinot noir, cepaje de origen francés, famoso por ser la uva principal usada para la elaboración del champagne. El nombre pinot refiere a la “piña del pino” ya que la forma de los racimos se asemeja a la misma y el adjetivo noir es simplemente negro, que es el color de las bayas.
Esta variedad no es de las más difundidas en nuestro país ya que su cultivo no es tan sencillo, pero podemos decir que hoy en día no son pocas las bodegas que han logrado obtener ejemplares de pinot noir de gran calidad enológica. Tal es el caso del vino que estamos presentando y que según se informa en la web de la bodega, www.lasperdices.com, posee la siguiente ficha técnica: 

Las Perdices Pinot Noir Reserva 2009 
COMPOSICIÓN VARIETAL
100 % Pinot Noir
De Luján de Cuyo.

NOTAS DE CATA
Color rojo rubí con reflejos violáceos. Aromas a frutas rojas y negras como la cereza, frutilla, frambuesa, guinda y grosellas, conjugados con finos aromas de roble.
En boca es un vino delicado, suave, en donde aparecen los sabores a frutilla y otras frutas rojas. La madera aporta las notas a vainilla y ahumado. Taninos suaves y equilibrados.
Ideal para acompañar platos de la cocina de caza, carnes blancas, pastas con crema y pescados.
TEMPERATURA DE CONSUMO
Aproximadamente 18° C
ALCOHOL
14,00% 
MADURACIÓN DE LAS UVAS
Segunda quincena de marzo.
COSECHA
Manual en cajas de 17kg
RENDIMIENTO       
7.000Kg/Ha
VINIFICACIÓN
Maceración prefermentativa en frío durante 7 días a 6-8ºC. Siembra de levaduras seleccionadas. Fermentación alcohólica durante 10 días con temperatura controlada entre 22 -24 ºC. Remontajes  diarios con delestage al inicio de la fermentación, poniendo especial énfasis en el cuidado de las pieles. Maceración post fermentación durante 7 días.
CRIANZA
1 año en barricas nuevas de roble francés.
TIEMPO DE GUARDA EN CORRECTAS CONDICIONES DE ALMACENAMIENTO
5-7 años
PRODUCCIÓN TOTAL ANUAL
10.000 botellas.
Por nuestra parte el maridaje propuesto es filet de salmón rosado grillado, con salsa de puerros y guarnición de papas al natural con aceite de oliva.